Regulación de la muerte digna: una pendiente resbaladiza.

2017032821305536287

Lourdes Mendez. Presidenta de “Familia y Dignidad Humana”

Según la teoría de la “pendiente resbaladiza” desarrollada por el Profesor de UCLA, Eugene Volock en “Mechanisms of the Slippery Slope”, cuando en una legislación se da el primer paso, inevitablemente se llegará hasta el último. En el caso de la eutanasia, consistirá en la posibilidad de disponer de forma absoluta de la vida de otro.  Y es verdad que funciona. En el paradigmático caso holandés se inició la pendiente resbaladiza con una sentencia absolutoria en 1973, la despenalización en 1984, la regulación en 1993, y la liberalización en 2000. Como colofón, se permite la eutanasia de menores, incluso sin consentimiento paterno a partir de los 16 años por motivos como el sufrimiento psicológico, pérdida de autonomía, y escasa calidad de vida.  Sólo queda el último paso, ya en trámite, el suicidio asistido por simple cansancio vital. El recorrido es más rápido si se implanta el germen de la idea. Con la ayuda de la pedagogía, se pasará de una idea impensable a una política, se aceptará su práctica, y se convertirá en norma. En ese momento está legitimada como un hecho social.

Sigue leyendo