Sin Dios y, ahora, sin el hombre

Jose Eugenio Azpiroz, Ex Diputado y socio de “Familia y Dignidad Humana”

No creo que precise mucho tiempo y espacio el subrayar el progresivo alejamiento de los hombres de Dios aunque, ciertamente, alguna reflexión debemos realizar para no olvidar que especialmente a partir del racionalismo -con la consecuente exaltación del mundo de lo ideal- se produjo un progresivo abandono de lo natural, de la naturaleza, de lo existente, de lo real. En esta contraposición entre “naturaleza-realidad” con “el pensamiento-lo ideal” derivado este último de una concepción “pienso luego soy/pienso luego existo”, cogito ergo sum, se prioriza lo ideal sobre la real y acaba minusvalorándose lo natural, lo creado, y, en consecuencia, al propio Creador de lo existente.

Sigue leyendo

Hijos del Pin

file-20200121-117958-hjcqky

Gari Durán, Ex Senadora, Portavoz de “Familia y Dignidad Humana”, y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO de Baleares.

Las noches en vela, los gastos que crecen, la preocupación en esa sala de urgencias de un hospital, la angustia de las salidas nocturnas, el lidiar con los silencios o con los reproches, ese vínculo de por vida, el amor incondicional, nada de eso nos hace propietarios de nuestros hijos, cierto, pero ese no es el debate.

No es lo que se plantea con el pin parental, aunque viendo la desproporcionada reacción de la izquierda y la ultra izquierda en el poder –sí, ya sé, también cortina de humo–, a una le dan ganas de reivindicar todo lo anterior y decir que sí, que los hijos son suyos, aunque para la mayoría de los méritos una no tenga las facturas.

Sigue leyendo

¡España, despierta!

img_4207

Javier Puente Redondo. Senador por Cantabria del PP y Vice Presidente de “Familia y Dignidad Humana”.

Que los políticos buscan el poder es bien sabido, pero Pedro Sánchez es el único político que no tiene el menor inconveniente en reconocer que no hay absolutamente nada que le importe lo más mínimo al margen de lo que pueda servir para mantenerle en la Moncloa. Naturalmente, resulta asombroso que alguien así haya llegado a ser presidente del Gobierno y eso debiera hacernos pensar: algo estamos haciendo muy mal cuando nuestros votos no sirven para evitar que un personaje sin ningún escrúpulo se disponga a gobernarnos.

Sigue leyendo